lunes, 18 de marzo de 2013

Características evolutivas de los niños de 3, 4 y 5 años





Al planificar nuestra tarea, tenemos que conocer en profundidad las características evolutivas de nuestros alumnos, esto nos ayudará a acompañarlos en su crecimiento. Aún cuando se dan variaciones entre los niños, hay varias características que son comunes a los que se encuentran en determinado grupo de edad.

A su vez, es importante tener en cuenta que todo crecimiento implica un proceso personal, es algo paulatino que va cumpliendo etapas, pasitos para adelante y algunos para atrás. 


NIÑOS DE 3 AÑOS

  • Les gusta el juego dramático; recrean papeles de la vida familiar y animales domésticos. Disfrutan disfrazándose.
  • Dan vida propia a sus juguetes y hacen ya alguna diferencia entre lo real y lo fantástico.
  • Les gustan los juegos de mesa, aunque necesitan la intervención de la maestra para que les ofrezca modelos de juego y organice el trabajo. Muchas veces, abandonan el juego antes de terminar.
  • En el juego con bloques, generalmente los superponen, apilan y alinean, también hacen larguísimas carreteras, montañas o edificios. Les produce placer derribar sus construcciones.
  • Disfrutan de la compañía de otros niños y comparten un pequeño proyecto de juego. Se interesan por los demás y piden sus juguetes. En general, necesitan de la maestra para resolver los problemas con sus compañeros.
  • Les gustan los juegos con agua y arena. Manipular la plastilina, la pintura con los dedos, barro, arcilla, espuma y masa.
  • Tienen gran curiosidad por todo lo que los rodea, esto los lleva a la constante manipulación y exploración de los objetos.
  • En general, permanecen poco tiempo en cada actividad.
  • Pueden hacer algunas cosas sin o con poca ayuda del adulto. Van solos al baño y es muy poca la ayuda que necesitan en este punto.
  • Se interesan por los genitales.
  • Tienen berrinches y pataletas, generalmente breves. Es la edad del negativismo y la protesta, importantes para su autoafirmación.
  • Son inestables, imprevisibles y cambiantes en sus deseos y decisiones.
  • Su pensamiento es egocéntrico, animista y artificialista.
  • Tienen sentido del humor, les gusta lo cómico y lo disparatado.
  • Les encanta cantar canciones e inventarlas.
  • Se interesan por los libros de imágenes, tienen preferencia por los dibujos de animales y sus crías. Les gustan los cuentos, piden que se los repitan muchas veces.
  • El lenguaje oral comienza a ser un medio de comunicación. Emplean oraciones muy simples. Formulan preguntas. Aún utilizan los tiempos verbales en forma lógica (puse-poní). La articulación y pronunciación es imperfecta, y evoluciona durante el año.
  • Disfrutan haciendo garabatos. En general, llenan la hoja variando sus movimientos, usando colores diferentes y trazando líneas horizontales, verticales o circulares sin respetar, muchas veces, los límites del papel en que dibujan. Al principio no hay intención de representar algo que se asemeje a la realidad; predomina la experimentación.
  • Representan la figura humana como un renacuajo que irá evolucionando hasta llegar al monigote. A lo largo del año comienzan a ponerle nombre a sus dibujos, y estos nombres cambian a menudo mientras dibujan o cuando han terminado.
  • Su ubicación temporal es deficiente. Aún viven más que nada en el presente.
  • Distinguen los colores primarios y algunos secundarios. Los relacionan con determinados objetos.
  • Utilizan la totalidad de su cuerpo en forma más coordinada. Tienen dificultad para manejar las coordinaciones finas, esto irá evolucionando durante el año.
  • La mayoría cuenta correctamente hasta tres, aún no conocen la utilidad de los números como instrumento para resolver problemas cotidianos. 

NIÑOS DE 4 AÑOS

  • Se interesan mucho por todo lo que los rodea y disfrutan aprendiendo sobre distintos temas: el origen de las cosas, la naturaleza, la reproducción y el nacimiento, también sobre sexo, Dios y la muerte.
  • Les gusta experimentar y buscar distintas estrategias para llegar al resultado deseado. Les aburre el papel de espectador. Pueden descubrir los detalles de las cosas. Hay un mayor ajuste a la realidad.
  • Comienzan a anticipar sus acciones, a crear hipótesis y a evaluarlas luego. Les gusta crear y repetir cosas ya realizadas.
  • Comienzan a realizar verdaderos intercambios, donde poco a poco tienen en cuenta las ideas y propuestas de los otros para enriquecer las propias. Comienzan a comprender los sentimientos de otras personas.
  • Las amistades son cada vez más importantes. Es común verlos con un amigo preferido compartiendo con éste la mayor parte de sus actividades. Comienzan a diferenciarse los intereses entre las niñas y los niños.
  • Pasan también por un período de rabietas y negativismo, pero pueden hablar de su enojo y ejercer un mayor control sobre sus impulsos y sentimientos.
  • Permanecen mucho más tiempo realizando cualquier actividad y les agrada terminar su trabajo. Pueden realizar cosas en etapas.
  • Se sienten mayores; les gusta tener responsabilidades y cuidar a los pequeños.
  • Les gusta mucho el juego dramático y los títeres. Se hallan en la etapa del juego simbólico, socializado y cooperativo, y eligen a otros para compartir sus juegos. En el juego incorporan papeles que no son de la vida familiar, pero casi siempre relacionados con experiencias vividas. Les encanta disfrazarse. “Planifican” el juego distribuyendo papeles y asignando funciones a cada participante.
  • El juego se vuelve más competitivo. Comienzan a organizarse los juegos grupales, comienzan a respetar turnos y a cumplir algunas reglas establecidas y además crean las propias.
  • Conversan incesantemente aunque nadie los escuche. El lenguaje es un verdadero medio de comunicación, cada vez más preciso, claro y detallado. Cuentan historias mezclando ficción y realidad. Etapa rica en fantasías. Disfrutan del relato de cuentos, especialmente los fantasiosos y disparatados, los cuales pueden recrear cada vez con mayor precisión. Utilizan la pregunta como un medio muy importante en su aprendizaje. Sus “por qué” se vinculan más con la finalidad que con la causa. Son capaces de elaborar una historia lógica con imágenes. Tienen sentido del humor. Les gusta lo divertido y disparatado. Disfrutan de las exageraciones
  • Comienzan a interesarse cada vez más por la lectura y la escritura, como algo para conocer e investigar. Pueden reconocer sus nombres escritos. Comienzan a ensayar escrituras propias.
  • También están descubriendo los números y su utilidad. Poco a poco irán relacionando el signo con su significado y terminarán por descubrir en el número una herramienta útil para resolver algunas situaciones cotidianas.
  • Necesitan que sus dibujos se asemejen a la realidad; ensayan varios “diseños” hasta encontrar el que más les agrada, e intentan establecer una relación con lo que quieren representar. Sus dibujos comienzan a ser más detallados y reconocibles. Les ponen nombre con intención.
  • El espacio y el color son usados emocionalmente, dibujan más grande lo que más les gusta.
  • La figura humana irá evolucionando. Dibujan la cabeza, tronco, panes de la cara, brazos y piernas bien ubicados. Pueden respetar los límites de la hoja donde dibujan. Les interesa el destino de sus productos y conservar sus obras.
  • En el modelado, copian objetos de la vida diaria y hacen figuras humanas. Les gusta enriquecer sus obras con materiales accesorios.
  • Con los bloques, cubren grandes superficies con sus construcciones. Planean algunas construcciones e invitan a otros a participar. Integran más accesorios y les ponen nombre.
  • Manejan el lápiz, pincel y tijeras con facilidad; aún les resulta difícil recortar figuras pequeñas.
  • Pueden alcanzar metas más precisas señaladas por la maestra.
  • Disfrutan del dominio que tienen sobre su cuerpo. Tienen una mayor coordinación manual que les permite abrochar, trasvasar, encajar, enhebrar.
  • Reconocen las partes de la cara, las articulaciones. Comienzan a interesarse por el cuerpo, por lo que ocurre dentro y por sus funciones.
  • Su pensamiento es intuitivo, más adaptado a la realidad que en la etapa anterior. Manejan relaciones espaciales no solo con su propio cuerpo sino que también relacionan dos objetos entre sí.
  • Su ubicación temporal es deficiente, aún viven más que nada en el presente. Comienzan a comprender, en situaciones concretas, el pasado y el futuro.

NIÑOS DE 5 AÑOS

  • Observan con interés y preguntan por todo lo que ocurre a su alrededor.
  • Se interesan por la utilidad y el origen de las cosas y por los procesos biológicos: el crecimiento de las plantas, el nacimiento de los bebés, las aventuras en los mares y otros países. Su sentido de la realidad ha evolucionado, están descubriendo la diferencia entre realidad y fantasía.
  • Esta curiosidad por el mundo los lleva a preguntarse y a trabajar con los objetos. Ya pueden observar sus reacciones o comportamientos, anticiparlos y también explicarlos.
  • Se hallan en la etapa del juego socializado, compartiendo las situaciones de juego y los materiales. Las amistades son cada vez más importantes y las opiniones y actitudes de los amigos influirán sobre las suyas. Muchas veces constituyen una “pandilla”.
  • Prefieren la compañía de su propio sexo, manifestando a veces desagrado ante aquellas actividades que son propias del sexo opuesto
  • Disfrutan de los juegos en los que es necesario competir, comienzan a comprender y a aceptar las reglas de los mismos, ya sean puestas por el maestro o creadas por ellos.
  • Les agrada dramatizar. En los juegos dramatizan acontecimientos familiares y personajes televisivos, generalmente héroes. Dramatizan situaciones más complejas, y planean previamente el desarrollo de la escena. Distribuyen los papeles.
  • Con los juegos de mesa se comprometen más en la resolución del problema que presenta el material. Perseveran hasta lograrlo, generalmente no piden ayuda. Pueden trabajar juntos durante un tiempo bastante prolongado.
  • Su pensamiento comienza a salir del egocentrismo de edades anteriores; empiezan a tener un poco más en cuenta el punto de vista de los demás, y llegan a acuerdos que facilitan la convivencia.
  • Son capaces de planificar, elaborar un proyecto y llevarlo a cabo, ajustándose al mismo, y hasta de evaluar los resultados. Pueden anticipar y prever circunstancias nuevas.
  • Día a día pueden realizar más cosas solos y resolver situaciones que se les plantean sin necesitar la ayuda del adulto. Están preparados para asumir pequeñas responsabilidades, les gusta cooperar.
  • Ya tienen necesidad de que sus dibujos sean reconocibles por el adulto, esmerándose para que esto ocurra. Anticipan lo que van a dibujar, planeando su trabajo. Comenzarán a realizar la línea de base y la franja de “cielo”. A medida que evolucionan en esta etapa, usan el color con criterio más realista.
  • La figura humana es más completa y proporcionada. Hay detalles de vestimenta, cabello, etc. En esta etapa se observan diferencias en las producciones de los niños y las niñas.
  • En el modelado dominan totalmente el material, agregan detalles con material de desecho, componen escenas completas e imprimen movimiento a las figuras. Pueden alcanzar metas más precisas señaladas por la maestra, y trabajar en espacios reducidos y en tiempos acotados.
  • Utilizan el lenguaje oral como un verdadero medio de comunicación. Hablan para expresar sus pensamientos, intereses y sentimientos con relatos cada vez más claros y detallados. Son capaces de esperar y ceder su turno cada vez con mayor facilidad.
  • Demuestran mucho interés por los cuentos fantasiosos. Les gustan las narraciones largas divididas en capítulos; siguen durante días la trama de un mismo relato.
  • Comienzan a interesarse por aprender a leer y escribir. Ensayan escrituras propias y copian las que encuentran a su alrededor.
  • Tienen, cada vez, un dominio más claro de la concepción del tiempo, siempre relacionados con acontecimientos.
  • Se interesan por los números, pueden realizar operaciones simples con material concreto. Utilizan los números como un instrumento para resolver problemas cotidianos.
  • Han alcanzado gran independencia y habilidad en sus movimientos. Tienen un gran dominio de la motricidad fina.
  • Se inician en el conocimiento de algunas funciones del cuerpo humano y de los órganos. Les interesa “lo que no se ve” del cuerpo. Muestran interés por las diferencias sexuales.
  • Tienen conciencia del peligro.
  • Entran en transición entre la infancia y la edad escolar. El equilibrio entre lo dirigido y el juego es quizás el aspecto crucial de este año.
  • Discriminan, reconocen y nombran colores primarios y secundarios. Perciben las distintas gamas.
  • Reconocen posiciones espaciales en referencia a su cuerpo y a objetos entre sí.
  • Discriminan distintos tamaños y puede seriarlos en orden.
  • Pueden agrupar según 3 criterios simultáneos: color, forma y tamaño. También por texturas, grosores, temperaturas, etc.
  • Pueden seriar hasta 10 elementos.






4 comentarios:

  1. excelente blog! es la primera vez que lo visito no dejes de compartir temas tan importantes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! me alegra mucho que guste y sobre todo que sea útil!!! un saludo!

      Eliminar
  2. Me ha ayudado para mi trabajo con los padres. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona la tardanza en contestar! Me alegro muchisimo, un abrazo!!!

      Eliminar